EDITORIALES

Editorial0320

Interior de la capilla del Colegio Inmaculada Concepción actualmente demolida para dar paso a proyecto inmobiliario de Madesal. Registro del año 2018.
Archivo Historia Arquitectónica de Concepción.
Registro del desmantelamiento parcial de la estructura inicial del colegio. Registro de la lectora Paola Otárola.
Demolición de la capilla presentada anteriormente.
Registro de la lectora Paola Otárola.

Mientras muchos nos encontramos en la medida de lo posible en cuarentena, buscando modos de seguir operando, vemos también que hay ciertas situaciones que no se detienen. Las inmobiliarias y constructoras siguen demoliendo y construyendo como lo que en estos momentos ocurre con el ex Colegio Inmaculada Concepción, actualmente siendo destruido para dar paso a un proyecto comercial bien detallado en diversos medios de prensa. Interesante situación de barrido que no es documentado por los medios y que si bien esta obra tuvo su sentencia hace ya más de cinco años, el hecho de fondo de destruir edificios históricos y reemplazarlos con símbolos del sistema que vivimos como lo que se va a construir ahí no deja de sorprender. En cualquier caso, cuando se inaugure el centro comercial y abran todos esos locales donde lo más probable habrá cafés con gente bonita tomando un “frapuccino”, el brillo y la novedad ocultará la destrucción y alteración de un verde humedal con una rica biodiversidad, reducido en su superficie para dar paso al nuevo colegio y otras obras. Un “cambalache” que de cuajo borró un edificio histórico y la naturaleza local ante la vista y paciencia de autoridades, medios e incluso gremios profesionales cuya negligente actitud no ha hecho más que beneficiar a ciertos grupos económicos en la ciudad.

Relleno del Humedal Paicaví para la construcción de edificios de departamentos, constructora Armas. Registro de enero del 2017,
Archivo Historia Arquitectónica de Concepción.

Todos simplemente tomaron palco, sin escuchar a conciencia a la comunidad que por años lleva un trabajo de defensa de ese y otros humedales locales, sin cuidar un tesoro que nos beneficia mucho más que un centro comercial y un par de torres que puede que brillen con su diseño e impronta pero que esconderán la destrucción de dos frágiles dimensiones jamás consideradas de manera sensata, seria y profunda en nuestra regulación urbana, el patrimonio natural y el arquitectónico.

En una ciudad como Concepción donde estamos acostumbrados a eufemismos y a quedar bien con todo el mundo, el «Caso Inmaculada» quedará grabado en la historia. Ojalá quienes hagan uso del nuevo colegio en lo que fue el Humedal Paicaví, se cuestionen en dónde está su establecimiento y el costo que tuvo, no precisamente económico.

Madesal y su staff se jactan de salvar una parte del edificio, esa ampliación que es de los arquitectos Hernán Alcalde, Emilio Duhart y Roberto Goycoolea pero qué sacan con salvar un inerte pedazo de edificio si en el fondo, nos encontramos con intenciones podridas hasta lo más profundo y ojo, seremos muchos los que sabremos esto y por año lo recordaremos hasta el cansancio.

Relleno del Humedal Paicaví para dar paso al nuevo colegio. Registro de enero del 2017, Archivo Historia Arquitectónica de Concepción.

Arquitecto Universidad de Concepción, Chile. Interesado por difundir la historia urbana y arquitectónica local, creó el año 2004 la página “Historia Arquitectónica de Concepción”, la cual se ha extendido a diversos formatos y redes sociales. Ha participado además en diversos congresos y actividades tanto académicas como ciudadanas difundiendo el patrimonio arquitectónico además de la historia detrás de las obras construidas, reconociendo autores y espacios que están en riesgo de desaparecer en medio de un sistema urbano orientado al mercado que no tiene consideraciones con la memoria y el territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com