Maestros

ALBERTO CRUZ MONTT

Uno de los arquitectos más importantes que trabajaron en Chile entre finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Formado profesionalmente en París, desarrolló significativas obras en Santiago entre 1900 y 1920 como los palacios Íñiguez, Astoreca, Eguiguren, Irarrázabal y Ariztía además de otras construcciones como los castillos Ross y Wulff en Viña del Mar y edificios como el Club de la Unión, la sede del Banco Central de Chile y el Edificio Ariztía en 1928, considerado el primer “rascacielos” del país. En Concepción dejó su huella con el edificio que por décadas ocupó el Hotel Ritz en la esquina de Barros Arana con Aníbal Pinto, desarrollado en conjunto con el arquitecto Miguel Dávila, hermano del también arquitecto Roberto Dávila. El Hotel Ritz, abierto al público en 1931 fue exponente claro del art déco y la arquitectura ecléctica desarrollada en Concepción entre las décadas de 1920 y 1930, con una fachada marcada por motivos geométricos en relieve además de enrejados de fierro forjado. Su interior estuvo cargado de motivos asociados al art déco y a detalles más bien clásicos destacándose su escalera principal de mármol con pasamanos geometrizados y estilizados. Sobreviviente de los terremotos de 1939, 1960 y 2010, este edificio configuró el paisaje urbano en torno a la Plaza Independencia y lamentablemente fue adquirido por la tienda Hites, la cual lo despojó de todos sus atributos arquitectónicos notables, vaciándolo y suprimiendo todos sus ornamentos, revistiendo además la fachada con paneles de aluminio destruyendo para siempre una de las obras arquitectónicas más significativas del centro de Concepción.

Arquitecto Universidad de Concepción, Chile. Interesado por difundir la historia urbana y arquitectónica local, creó el año 2004 la página “Historia Arquitectónica de Concepción”, la cual se ha extendido a diversos formatos y redes sociales. Ha participado además en diversos congresos y actividades tanto académicas como ciudadanas difundiendo el patrimonio arquitectónico además de la historia detrás de las obras construidas, reconociendo autores y espacios que están en riesgo de desaparecer en medio de un sistema urbano orientado al mercado que no tiene consideraciones con la memoria y el territorio.

  1. Cecilia Rubilar

    Es triste ver cómo desaparecen aquellos notables y hermosos edificios ante la indiferencia de las autoridades que deberían protejer el patrimonio arquitectónico de una ciudad
    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com